Aceptación Radical de mi Situación - Octubre 2020

La idea de este documento es describir cual es mi situación actual y cómo he llegado a ella. Es una situación que a nivel emocional considero bastante crítica en muchos aspectos, en particular en lo relativo a mis relaciones personales (tanto amistosas como de pareja).

Soy consciente de que tengo que hacer muchos cambios, en mi forma de pensar y de vivir, y que no va a ser fácil. De hecho, sin ayuda profesional lo veo imposible.

Cuando haces las cosas mal, cuando te das cuenta y aún así no corriges estos comportamientos es que tienes un problema.  Así, sin saber lo que quiero, de novedad en novedad, e invirtiendo mis energías en alimentar un personaje y fantasías de grandeza, he visto estos últimos años como poco a poco he ido mandando mi vida a la mierda, haciendo mucho daño de paso.

¿Cuál es mi situación actual?


El resumen rápido es que soy un imbécil de libro. Mi vida ha sido una sucesión de actitudes inadecuadas y decisiones erróneas que me han llevado a una situación muy difícil. Mi principal objetivo ahora es evitar arruinarla y convertirme en un amargado o un resentido.

Aceptación y compromiso
Tengo 44 años y en muchos aspectos la he cagado.

  • Estoy divorciado y con dos hijas, de 7 y 12 años. Mi pareja actual tiene otras dos hijas (de 13 y 15 años), lo cual hace que nuestro día a día sea complicado, por no hablar de la poca disponibilidad de tiempo y dinero

  • Mis amistades son muy superficiales. He hecho muchos esfuerzos por conocer gente estos últimos años, en los que he tratado de vivir una vida “de soltero”, actuando de forma irresponsable en muchas ocasiones y olvidando a mi familia. A pesar de los esfuerzos, no he llegado a conectar de forma duradera con ningún grupo de personas.

Nunca entendí realmente como funcionan las relaciones personales y tampoco entiendo cómo funcionan las amistades en la vida adulta, cuando la gente tiene hijos y ya una vida hecha. Este tema me preocupa mucho, ya que por muchas vueltas que le doy no veo salida a un futuro bastante gris en este aspecto. La familia, el trabajo, la falta de tiempo, mi falta de recursos y mi negligencia hasta el momento en este aspecto me hacen ser bastante pesimista.

Si tuviera 30 años y sin hijos sí que sabría como comportarme y cómo enfocar mi vida, pero ahora mismo hacer un grupo de amigos sólido y vivir de forma coherente lo veo imposible.

  • No tengo habilidades sociales desarrolladas (no he cultivado aficiones deportivas ni artísticas de forma continuada o he cultivado actividades solitarias (piscina, gimnasio, ordenadores... ) o las he enfocado mal (pasando cientos de horas "aprendiendo a tocar la guitarra" memorizando canciones sólo, por mi cuenta)

  • La cantidad de tiempo que he perdido durante mi vida ha sido sencillamente brutal. Tiempo que he perdido en obsesiones sin sentido, como una dedicación enfermiza a los estudios o en aficiones seguidas de forma desmedida y sin conexión con gente de intereses similares, como los ordenadores.

  • Tengo una edad mental que no corresponde a mi edad, tengo las dudas existenciales y deseo vivir como si tuviera 25 años cuando mis condiciones no me lo permiten. Me cuesta entender mis impulsos emocionales y sexuales, que intuyo que corresponden más bien a los de un jovencito de 25 años, impulsos que evidentemente no cuadran con mi situación actual.

  • En mi cabeza hay continuamente pensamientos negativos, y estoy lleno de envidia hacia la situación de los demás y un profundo resentimiento hacia mí mismo.

  • Mi carrera profesional se encuentra estancada y no sé como enfocarla ahora que ya he pasado los 40. Esto quizás no sea el problema más grave, al lado de todo lo demás. El no estar profesionalmente dónde me gustaría (soñaba con ser un gran ingeniero y me he quedado en técnico decentillo) no es un problema si consideramos que mi situación es estable y no parece que vaya a dejar de serlo próximamente.

  • Mi pareja ya tiene una edad, 50 años, y no se cuida nada. Me asusta pensar en cómo estará en 5 o 10 años si continua con el mismo estilo de vida. En este aspecto muchas veces pienso que simplemente estoy haciendo el panoli, dejándome enredar por una mujer en una situación que no conducirá en breve a nada bueno. Después de casi 6 años de relación no tengo muy claro lo que hacer en este punto. Como ni su situación ni la mía son precisamente buenas no lo veo nada claro, me parece más una relación codependiente que podría acabar siendo tóxica que una relación sólida para toda la vida.  

  • Francamente una mujer a la que le ha muerto un hijo por cáncer, con problemas hormonales que la hacen gorda, con una rodilla estropeada, que trabaja limpiando casas, a la que su marido la ha dejado, que fuma, con dos hijas adolescentes, una de ellos con claros problemas emocionales sin resolver ..... Muchas veces pienso que no sé en qué cojones estaba pensando cuando me vine a vivir con ella .... Bueno, sí, que estaba sólo, trastornado, con una vida sin mucho sentido, comportamientos insensatos y dos hijas a las que había dejado para "ganar estatus social y sexual" y que su sensatez, inteligencia, y grupos de amigos hacen que su oferta de irnos a vivir juntos simplemente no se pudiera rechazar.

  • Económicamente nuestra situación no es buena, simplemente sobrevivimos. Los ingresos de mi mujer son muy bajos (mi mujer trabaja limpiando casas a hora sueltas y sin contrato) y junto con los míos apenas cubrimos gastos. En alguna ocasión nos hemos quedado en números rojos. Como tengo algo de dinero ahorrado (dinero que me han dado mis padres) no hemos llegado a una situación crítica.

  • Ahora mismo, su padre, con casi 80 años, tiene demencia senil y lo tenemos en casa para poder cuidarlo debidamente. 

  • Mis padres son muy mayores y tienen buena salud, pero hay que pensar que en pocos años esta situación va a cambiar, seguramente.

¿Cómo he llegado hasta aquí? Una pequeña biografía


Buff, intentaré ser breve ...


No he tenido infancia

De pequeño estaba siempre en mi mundo, sin ningún interés por conectar con la gente ni cultivar aficiones (ni mucho menos hacer deporte). Crecí en un ambiente tóxico, con unos padres mayores, muy religiosos y con muy poca vida social, y una madre neurótica. Me diagnosticaron trastorno obsesivo compulsivo y un trastorno de ansiedad. 

Digamos que pasé hasta los 15 años completamente obsesionado con los estudios, los ordenadores y los “pecados” (me obsesioné con la religión porque pensé que había cometido un gran pecado al masturbarme y comulgar sin haberme confesado antes ....). Básicamente crecí como un empollón, con un carácter obsesivo y perfeccionista, delante de un ordenador, en un mundo particular pasando de obsesión en obsesión, sin amigos y sin entender NADA de lo que era el mundo real. La situación económica de mis padres por otro lado era buena, y su actitud sobreprotectora no hizo precisamente que espabilara.

A los 15 años me di cuenta de todo esto y traté de manera desesperada de recuperar el tiempo perdido. Estaba SOLO y plenamente consciente de que era un paleto. “De repente” me dí cuenta de que los niños normales tenían amigos y aficiones de todo tipo, y me llevaban muchos años de ventaja. Entendí que no podía integrarme en ningún grupo, por mi inmadurez y torpeza, y que haber sido un empollón (y un listillo) no había sido una buena estrategia.  Los años encerrado en mi burbuja, huyendo del mundo y evitando a las personas tenían ahora su consecuencia.  ¡Aún recuerdo cuando le pregunté a un compañero en qué división estaba el Real Madrid y cuando no fui capaz de dar tres vueltas al patio del colegio en clases de gimnasia!.

Se hacía evidente que mi madurez estaba muy por detrás de los demás niños y mi incapacidad para jugar a nada y falta de cultura. Mis intentos por integrarme con otras personas eran ridículos. Mi estatus social era de los más bajos posibles y sin posibilidad de mejora. Deseaba morirme y coqueteé con intentos de suicidio.


En la adolescencia me inventé un personaje y un método de desarrollo personal

Quería ser guay y me apunté a distintos deportes y a clases de guitarra. Sin orden ni concierto todo esto quedó en nada. Quería hacer demasiadas cosas sin entender realmente lo que me gustaba ni el proceso normal que lleva a una persona a adquirir una habilidad. Me inventé un personaje y todos mis esfuerzos se centraron en ponerme fuerte, yendo a la piscina, en “tocar la guitarra” (más bien memorizar canciones) y en hacerme amigo de los 4 que me hacían algo de caso, intentando parecer lo más “normal” posible.

En la Universidad mantuve esta actitud, cultivando un personaje de “guay”. Mi falta de carácter, de habilidades sociales básicas y mi comportamiento compensatorio intentando demostrar a los demás mi valía por otra parte no creo que engañasen a nadie. Pasé buenos momentos pero no hice amistades profundas, a los pocos años de estar allí me encontré de nuevo solo, cuando el grupo de gente con el que andaba en la residencia de estudiantes se fueron a pisos y yo me quedé en la residencia.  Me volví a encontrar solo, y, por supuesto, sin ser guitarrista en ningún grupo, completamente desubicado y dándome cuenta de que toda la estrategia que tenía en mi cabeza no era más que mierda. Convencido entonces de que no era más que un loco y un imbécil todo esto terminó en un intento real de suicidio que superé debido a que me encontraron a tiempo.


Matrimonio con la primera chica que se enamoró de mí

Poco después encontré a una chica con la que me acabé casando
. Decidí dejar de lado las aspiraciones de ser guay y me dediqué a llevar una vida tranquila, centrada en el trabajo, mi mujer, mi hija (adoptamos una niña, que ahora tiene 13 años), mis cuatro amigos de siempre y con una nueva obsesión, el Linux. Me convertí en un friki linuxero y tuve una vida tranquila y fácil, la verdad. 

En el trabajo no me fue mal, y tenía una situación acomodada, con un sueldo decente, la ayuda de mis padres y la paciencia de mi mujer.

Sin embargo estaba solo. Mi falta de empatía, el trabajo, mi búsqueda de la tranquilidad y mi nueva obsesión con los ordenadores me dejaron de nuevo desconectado, cada vez veía menos a mis cuatro amigos y en el trabajo era considerado un “friki” y alguien un “poco loco”, lo cual no es muy halagador. He perdido oportunidades de ascenso profesional y la posibilidad de hacer un grupo de amigos, por no hablar de ligar.

Con respecto a mi vida de pareja cumplí todos los tópicos de un "beta". Me casé demasiado pronto con la primera mujer que me hizo caso y con la que perdí la virginidad. No fui atento ni mucho menos selectivo (vamos, para una mujer que me hace caso!). Durante la relación no he sido atento, ni empático y nuestra vida sexual no era muy buena (aunque esto es mas bien culpa mía).


Crisis de los 40 y abandono de mi familia

Y luego a los 37 años se me fue completamente la olla de nuevo, con la crisis de los 40. Me encontré solo e ignorante, con un matrimonio al que no le veía atractivo, y dándome cuenta de que había tirado una cantidad brutal de mi tiempo, que había tirado literalmente mi infancia y juventud haciendo el gilipollas, alimentando fantasías y cacharreando delante del ordenador. Me vi en el espejo bastante atractivo, era testigo por mis compañeros de trabajo de la vida social que tenían (y que yo envidaba). 

Justo en ese momento mi mujer se quedó embarazada (se suponía que no podíamos tener hijos, y vaya, justo en el peor momento). La acompañé hasta que nuestra segunda hija tuvo varios meses, decidí “vivir mi vida” y buscar el éxito social y sexual y abandoné a mi familia. Aunque me fui todo hay que decir que quedaron en el piso, con el coche y una pensión más que suficiente, así que económicamente no les ha faltado de nada.

De nuevo me encontré solo y desubicado, aunque ahora más animado al haber interiorizado los argumentos de algunos discursos de superación personal y seducción en el que se te animaba a salir de tu zona de confort.

Y estos últimos 7 años he salido mucho, me he implicado bastante en un equipo de running, hasta hice una maratón. Pasé horas y horas viendo vídeos de superación personal y seducción, hice nuevos amigos, que no me han durado mucho, ligué, me fui de putas, tuve una “relación” con una de ellas durante una temporada, gasté el dinero de cualquier manera y descubrí una parte mía bastante oscura. Una parte caprichosa, infantil y narcisista. Descubrí a una persona con dificultades de autocontrol, compulsiva y que de manera desesperada trataba de ser otra persona. 

Alguien con 40 años que se comportaba como un adolescente
, que cuando las cosas no le salían se quejaba y lloraba, que contaba con la ayuda económica de sus padres y que iba dando tumbos. Pasé de mi familia y por poco me despiden del trabajo (llegó un momento en el que mis ralladas mentales me impedían concentrarme y en el que además le echaba bastante jeta).

Conocí mucha gente, mejoré y mucho mis habilidades sociales. Descubrí que era guapete, aprendí a vestir y a echarle huevos. También de paso me convertí en un “personaje” en el mal sentido, en alguien que aparentaba ser alguien que no era, sin vínculos reales con nadie, preocupado por dar una imagen “guay” de si mismo y sin un desarrollo profesional coherente.

Por otro lado mi expareja tiene ahora pareja, un chico que parece bien tío pero que no tiene empleo y bebe demasiado. Ahora mismo entre mi familia (el piso es de mis padres), mi exmujer y yo lo estamos manteniendo. Lo cual tampoco me parece mal, considerando que ahora mi exmujer está mejor. Lo que si me preocupa más es la influencia que pueda tener en mis hijas y que, bueno, en un futuro no tan lejano las cosas no pintan bien (su salud no es buena, tiene diabetes, y es mentalmente débil). 


Segunda relación seria, con una mujer mayor y con muchos problemas

Entonces en una fiesta conocí a una mujer, con dos hijas también, y una infancia bastante problemática. Estuve con ella, hicimos viajes, salimos por ahí y le enseñé mi mundo. En ese momento vivía en un piso compartido, y mi vida social giraba alrededor del equipo de running de un gimnasio cercano, en el que intentaba ser uno más.

Llevamos seis años juntos y, aunque hemos pasado muy buenos momentos, la situación que tenemos ahora es muy complicada. Ahora mismo me debato ¡de nuevo! en si romper esta relación, ya que estoy con una señora muy mayor, que fuma y con la que no veo yo que me espere una gran vida, sino más bien todo lo contrario. Una de sus hijas, de 13 años, es neurótica y narcisista, pasa demasiadas horas al día delante del móvil o la televisión (cosa que no soporto) y la relación no es buena (¡me recuerda a mí en demasiadas cosas, y no para bien!) 

Por otro lado, dada mi edad, personalidad y situación económica, si me separo lo que me espera es la soledad, no me veo capaz de iniciar otra relación con una mujer como a mí me gustaría (activa, sociable, guapa y de no más de 35 años ....).

En fin, en este aspecto, el de las relaciones personales y de pareja, me siento el hombre más estúpido del mundo, la verdad :-|

Conclusiones visto lo visto


Trastornos serios de carácter

Creo que a estas alturas hay algunas cosillas que ya tengo claras:

  • No tengo empatía, ni la he tenido nunca. Con un carácter neurótico y narcisista mis relaciones con las demás personas han sido siempre difíciles, y motivadas desde la desesperación y la necesidad

  • Determinadas decisiones como casarme y tener hijos han estado motivadas por esto, el miedo a quedarme sólo. Cuando ese miedo lo he perdido, me he ido.

  • Soy excesivamente racional, hasta el absurdo, sin compresión de la parte emocional y sexual de las personas

  • Por otro lado, he tenido una vida demasiado fácil en muchos aspectos, al haber crecido en una burbuja y sobreprotegido. Mis padres y mi pareja siempre han estado ahí, y desde el punto de vista económico al trabajar en un sector pujante, como la informática, tampoco he tenido problemas. Esto explica mi falta de madurez, ingenuidad y falta de carácter en general

  • Mi falta de estatus social y sexual me frustran enormemente

  • He alimentado en distintas épocas de mi vida fantasías de que podía ser alguien con éxito social y sexual, y esas fantasías son las que me han motivado enormemente a salir de mi zona de confort y probar cosas nuevas. La búsqueda de sexo y estatus explica mucho de mi comportamiento y carácter.

  • Me cuesta mucho ver de forma positiva mi futuro a medio plazo (digamos 5 años). Entiendo que tengo que hacer un esfuerzo brutal en la dirección adecuada para enderezar mi vida

  • Si no tengo cuidado es bien posible que me convierta en alguien de bastante mal carácter.


He montado una empresa y ha quebrado por completo

Hace 7 años me fui de mi casa y dejé a mis hijas, porque consideré que valía la pena recuperar el tiempo perdido, crecer como persona y como hombre, y que el éxito social y sexual (conseguir amigos y relaciones con chicas atractivas) estaba a mi alcance.

Actué de forma narcisista, sin considerar los sentimientos de las demás personas, motivado por la necesidad imperiosa de "tener una vida digna desde el punto de vista social y sexual" y porque siempre he odiado lo que he visto en el espejo. He probado, experimentado, jugado al victimismo, y sobre todo, he querido ir demasiado aprisa e ignorando tanto mi edad como mi situación familiar

El resultado de todo esto ha sido un montón de experiencias acumuladas, una comprensión mucho mayor de cómo funcionan las personas (y los hombres en particular), una familia rota aunque en buen estado (mis hijas están creciendo estupendamente), y una situación lejos de la que me había imaginado, viviendo al día, sin relaciones sólidas ni una chica guapa y sexy a mi lado.

En definitiva, me he comportado de forma muy ingenua, he sido un capullo integral y la he cagado. 

¿Qué es lo que querría conseguir?


Cerrar mi pasado

Jugar a llevar una vida de soltero ha sido divertido, descubrir partes mías reprimidas, como mi impulso sexual o las ganas de explorar y crecer ha sido buena idea pero también he hecho mucho daño.

A mi primera mujer la he utilizado, para superar la angustia por encontrarme sólo y poder sentirme "normal" y tranquilo. Cuando consideré que tenía mejores opciones, y cuando maduré y me dí cuenta de que hacia dónde se dirigía mi vida no me gustaba, la abandoné con dos niñas pequeñas, una de ellas de menos de un año.

En fin, aunque cuidé de que económicamente no tuvieran problemas, y de hecho las niñas han crecido estupendamente, no estoy precisamente orgulloso de haber decidido "cambiar de vida" de manera tan radical. Podemos fácilmente imaginar cómo lo ha pasado, con 40 años, madre divorciada.

Ahora mismo tiene una nueva pareja, un chico sin trabajo y que tiene problemas de salud y con el alcohol. Parece buen chico pero, en fin, que no ofrece muchas garantías.

Creo que en este aspecto tendría que definir claramente (que en gran parte ya lo hemos hecho en el acuerdo de divorcio) cómo va a ser la relación con mi exmujer y mis hijas. Mi intención es continuar con la dinámica actual (tengo a mis hijas un fin de semana de cada dos y los miércoles por la tarde estoy con ellas), pero ahora estando más presente para mis hijas.


Asumir las responsabilidades que me corresponden

Mi principal responsabilidad para los próximos años entiendo que es ser un buen padre, dentro de lo posible, y asegurar una fuente de ingresos estable.

Quiero convertirme en un hombre adulto, con todo lo que eso significa: tener personalidad, saber estar, adquirir responsabilidades y compromisos, saber quién soy y dónde estoy, y distinguir entre proyectos realistas y fantasías

Quiero ser capaz de gestionar mi tiempo y dar una imagen de mí mismo real y coherente.

Quiero desarrollar mi inteligencia económica, ser capaz de llevar un estilo de vida para mi y mi familia viable desde este punto de vista, evitando tomar decisiones erróneas. Y tomando aquellas que sean necesarias, aún siendo dolorosas

Quiero superar algunos defectos muy importantes de mi personalidad como la falta de autocontrol, mi tendencia a dispersarme, a estar en mi mundo y a “perder el tiempo”, el narcisismo y la falta de empatía, un carácter neurótico y tendente a la depresión.


Relaciones personales auténticas y productivas para todos

Quiero ser una persona auténtica, evitando poses ni máscaras, alguien que aporte allá donde esté y sea apreciado por las personas con los que convivo y trabajo.

No quiero acabar solo, desubicado o siendo el pesado que va por ahí buscando amigos, como ha ocurrido en anteriores ocasiones. 

Quiero desarrollar mi inteligencia social, entender las distintas etapas que hay en la vida y ser capaz de comunicarme y conectar con otras personas. 

Quiero que mi pareja (la actual o alguna futura) esté contenta de haberme conocido, ser un elemento positivo en su vida, tenerla satisfecha sexualmente y evitar acabar cayendo en la rutina o un matrimonio de compromiso.

Quiero tener una relación de pareja sana, evitando la codependencia y compartir un proyecto de vida en común, si es posible :-|


Un estilo de vida saludable y coherente

Querría llegar a tener un estilo de vida saludable, viable y coherente. Un estilo de vida en el que haya relaciones personales auténticas y en el que crezca como persona, tenga mi sitio, forme parte de algo y aporte allí donde esté.

Y para ello entiendo que debería definir unos objetivos realistas y viables para los próximos 5-10 años.

En una situación ideal se evitaría la rutina y la desconexión con los demás y el entorno social y cultural. Tendría tiempo para mí mismo y para mi gente. Habría sitio para tener proyectos ilusionantes, sean de carácter social, laboral, cultural o deportivo.

Quiero superar la incapacidad para terminar los proyectos (coño, no termino los cursos que empiezo ni los libros que comienzo a leer). Quiero superar mi tendencia a perderme en los detalles y la incapacidad de planificar el tiempo de forma realista.


Buscar referencias válidas para convertirme en alguien fuerte

Aquí estaríamos hablando tanto de valores y prioridades, como la búsqueda de mentores que me guíen, algo que considero bastante necesario considerando lo perdido que estoy en muchas áreas.

Estas referencias serían referencias masculinas, ya que uno de los grandes fallos de mi vida ha sido precisamente ese, el carácter huidizo que junto con una vida demasiado fácil en muchos aspectos ha provocado una debilidad de carácter que me ha hecho caer en manipulaciones, dependencias emocionales y pérdida de oportunidades y de desarrollo personal que ahora veo como inaceptables en un hombre.

¿Y ahora qué hago de mi vida? Definiendo una hoja de ruta


En primer lugar tengo que aceptar quien soy. Entre otras cosas soy:
  • Padre
  • Hijo de padres ya muy ancianos
  • Hombre heterosexual de 44 años
  • De clase media-baja
  • Como informático técnico competente, pero no particularmente brillante
  • Con habilidades intrapersonales e interpersonales (inteligencia emocional, gestión del tiempo, comunicación) por debajo de la media
  • Sin habilidades sociales ni deportivas ni culturales
  • De buena salud y un físico y atractivo que, sin ser gran cosa, tampoco está mal. Las horas pasadas en la piscina y practicando running se notan. Bueno, mi rodilla izquierda está algo tocada pero no me impide hacer deporte, al menos por el momento
  • Con alta inteligencia analítica pero ignorante de la realidad social y emocional lo que me lleva a interpretaciones erróneas
  • Ni viejo ni ya joven

Y sabiendo esto tener claro que:

  • Nunca formaré parte destacada de un equipo deportivo masculino, al menos al nivel que veo en compañeros míos más jóvenes y sin hijos
  • Nunca seré jefe de proyecto, ni ingeniero destacada de una empresa, al menos a corto o medio plazo
  • Nunca tendré un estatus social alto
  • Nunca ligaré con chicas jóvenes y atractivas, si no hay dinero de por medio
  • Nunca me convertiré en el alma de la fiesta, ni desarrollaré habilidades sociales destacables, como el baile o la música
  • Nunca tendré un cuerpo realmente atractivo, ¡en seis años seré un cincuentón!

Todo este tipo de objetivos, legítimos y razonables cuando uno es joven, están ya fuera de mi alcance.

Me queda entonces definir una hoja de ruta basada en valores y principios sólidos y coherentes con mis circunstancias actuales y quién soy, para intentar sacar lo mejor de mi mismo y ser capaz de tomar decisiones duras si es necesario.

Y con respecto a algunos temas, como si comprometerme definitivamente con mi pareja actual o seguir cada uno su vida por su lado, no demorarlo mucho.


Cómo será mi vida en los próximos 5-10 años

Para poder definir estrategias y actitudes adecuadas en mi opinión hay que sacar de mi mente fantasías irrealizables.

Tengo que tener en cuenta que:
  • Mis hijas tienen 7 y 12 años
  • Mis padres tienen 75 y 84 años
  • Yo tengo 44 años
  • Mi mujer tiene 49 años
  • Las hijas de mi mujer tienen 13 y 15 años

Con lo cual, si las cosas siguen la dinámica actual, en 5 años:

  • Mis hijas tendrán 12 y 17 años, la mayor será muy independiente
    • Mi hija mayor es muy agradable e inteligente, tendrá una buena adolescencia
    • Mi hija menor es lista, pero también tiene acusadas tendencias narcisistas, su infancia no ha sido mala, pero ha sido la de una niña educada por una madre sola (menos mal que está su hermana) y las carencias emocionales en este aspecto podrían hacerse evidentes con el tiempo. No hay razones para alarmarse ahora, pero si que habrá que estar atento

  • Mi padre estará muerto y mi madre en una residencia de ancianos. La residencia se financiaría con los ahorros de mis padres y un posible alquiler de sus pisos

  • Yo tendré casi 50 años.  Toca cuidarse tanto física como mentalmente, si quiero tener una vida que valga la pena

  • Mi mujer tendrá 54 años. No es realista suponer que esté en buenas condiciones físicas ni emocionales, todo lo contrario

    • Su hija menor tendrá 18 años. Si su carácter no cambia, será directamente insufrible y si no adquiere fortaleza mental una fuente de problemas constante. En mi opinión esta niña es una bomba de relojería
    • Su hija mayor tendrá 20 años. Estudiará seguramente en Barcelona y allí hará su vida. Dada su gran inteligencia emocional, buen carácter y apoyo de padre, tendrá una buena adolescencia
    • Su padre estará muerto

  • Desde un punto de vista económico no es razonable pensar que las cosas vayan a ir mucho mejor, aunque dispondremos de un patrimonio inmobiliario (el piso del padre de mi mujer y el de mis padres) que podremos explotar para cubrir los gastos de las niñas.

    • Desde este punto de vista sí que seria interesante trabajar por mi desarrollo profesional buscando como prioridad la mejora de mis ingresos
    • Mi pareja actual ha comentado en alguna ocasión su intención de hacer oposiciones. Tiene capacidad de sobra, pero llevo más de 5 años con ella y no he visto que este proyecto ni siquiera arrancase.

  • También tengo un sobrino, que tendrá entonces 11 años. Me gustaría tener una buena relación con la familia de mi hermana y, si es posible, ser un buen modelo masculino para mi sobrino.

To be continued ....


En fin, habrá que seguir dándole vueltas ..... Por el momento no tengo una hoja de ruta definida, he dado algunos tímidos pasos, pero sin un esfuerzo claro, consistente y coherente no van a llevarme a ningun lado ...

  • He dicho a mis padres que no me pasen más dinero, para obligarme a dejar de vivir subvencionado
  • He iniciado una terapia psicológica
  • Además de algún curso que ya empecé en su momento estoy asistiendo a un ciclo de charlas de Sergio Melich "Relaciones Auténticas" con la idea de ir adquiriendo mayor inteligencia social
  • Acabo de pedir un permiso de un mes que junto con las vacaciones me darán dos meses de tiempo para madurar todo esto


A seguir!


Enter PIN to unlock